Monday the 18th - Joomla Templates Template joomla 3

HIMNO DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS

 

“DE COLORES” 

 

¡De Colores!   es nuestro canto y  nuestro saludo.   Porque igual que la luz, al atravesar un prisma, se descompone en los colores del arco iris, así mismo, cuando la Gracia de Dios atraviesa nuestras almas, se desgrana en las virtudes cristianas: fe, esperanza, caridad, prudencia, justicia, templanza y fortaleza, que van moldeando nuestra vida para crecer en santidad. 

 

Y ¿de dónde salió nuestro himno cursillista que también es De Colores? Tomamos nota de lo que nos contó Jesús María Ordoñez, del Secretariado Nacional de Guatemala.  

 

  “Pues sencillamente de una canción que estaba de moda en España cuando se iniciaron los Cursillos de Cristiandad. Se cantaba mucho dentro de los cursillos con unas muy ligeras variantes en la letra y se fue quedando como canto oficial de los Cursillos. Con el correr de los días se le fueron añadiendo estrofas, primero para la Gracia, luego para la Iglesia, después para la Señora y otras. En todas partes no se canta la estrofa de la Virgen; ordinariamente y a nivel mundial se cantan las dos primeras estrofas de la canción original”.

 

De colores, de colores

se visten los campos en la primavera.

De colores, de colores

Son los pajarillos que vienen de afuera.

De colores, de colores

es el arco iris que vemos lucir

y por eso los grandes amores

de muchos Colores  me gustan a mi (bis)

 

 

De colores, de colores brillantes y finos,  se viste la aurora

de colores, de colores son los mil reflejos que el sol atesora 

De colores, de colores el diamante que vemos lucir

y por eso los grandes amores de muchos colores me gustan a mi (bis).

 

Jubilosos, jubilosos vivamos en Gracia puesto que se puede.

Saciaremos, saciaremos la sed, Ardorosa del Rey que no muere.

Jubilosos, jubilosos llevemos a Cristo un alma y mil más,

difundiendo la luz que ilumina, la Gracia divina, el gran Ideal (bis).

 

La Iglesia, la Iglesia es el cuerpo de Cristo que vive en la historia.

   De la Iglesia, de la Iglesia soy parte integrante y es mi mayor gloria.

A la Iglesia, a la Iglesia entre por el bautismo que Cristo me dio. 

Y por eso mi orgullo se exalta y grita en voz alta: Iglesia soy yo (bis)

 

couponcodeshosting