Monday the 18th - Joomla Templates Template joomla 3

En cursillos hablamos de post cursillo como el período después del Cursillo, hasta nuestro encuentro definitivo con el Padre del Cielo.  Y para que el cursillo no sea un castillo de fuegos artificiales, se precisa contacto con Cristo y con los hermanos.  Es por esto, que el MCC propone dos medios de perseverancia, la reunión de Grupo y la Ultreya que ayudan a impulsar y abrillantar la vida de Gracia, descubierta y vivida en el Cursillo. Estos dos medios permiten también afianzar la renovación del cristiano desde dentro, para así transformar la sociedad.

 

ULTREYA

 

La Ultreya es el lugar, donde verdadera y colectivamente se vive lo que se vivió y se dijo en el Cursillo.  En la Ultreya se hace posible la actitud eclesial, cuya clave es el testimonio de la vida personal en la renovación de los ambientes.     Ultreya” era el saludo  y consigna entre los peregrinos del Camino de Santiago.  Significa:  adelante, más allá”.    La Ultreya existe para impulsar a los Grupos.  La asistencia a la Ultreya,

tampoco es obligante; sin embargo, esta se nos presenta como una oportunidad para la perseverancia y santificación, por lo cual conviene aprovecharla.

 

 

REUNIÓN DE GRUPO

 

La Reunión de Grupo es el núcleo unido por la vivencia de la fe; se forja una amistad nueva para crecer juntos en el Amor de Dios en una comunión de corazón a corazón.     Como dice la biblia “un amigo ayudado por otro amigo es invencible como una ciudad fortificada”; y como nos dice el Señor: “donde hay dos o más reunidos en mi nombre, allí estoy Yo, en medio de ellos.  Se nos ofrece la reunión de grupo como una posibilidad que, por su eficacia probada, es importante no desatender.

 

Ya hemos señalado que los Cursillos de Cristiandad son un movimiento de Iglesia en el cual laicos y sacerdotes interactúan y se complementan.  Los laicos tenemos “un papel activo en la vida y en la acción de la Iglesia” (AA 10) en tanto que los sacerdotes tienen la misión de santificar, esto es, ponernos en contacto con Dios, como nos dice el Santo Padre Benedicto XVI. (Audiencia General 05 mayo 2010).

 

A lo largo de estos 50 años, sacerdotes y laicos, cada cual según su ministerio y vocación, nos han presentado el mensaje de Cristo al modo de Cursillos. Los sacerdotes van formando a los laicos y éstos, en camino de conversión, van transformando las estructuras de sus ambientes para que el mundo cambie de: “selvático en humano y de humano en divino” (Pío XII).

couponcodeshosting